Presentación Circo, presente continuo

Presentación Circo, presente continuo

VIVIENDO DEPRISA

El circo no puede esperar y es por ello que se precipitan los acontecimientos. Si bien buena parte del sector lleva décadas trabajando e impulsando proyectos circenses de todo tipo (formativos, artísticos, programaciones, espacios…), otra buena parte se ha incorporado en los últimos años para generar, o para disfrutar de, la aparición de un sinfín de compañías, colectivos, espectáculos, festivales, escuelas, iniciativas sociales, espacios de creación o exhibición o incluso de nuevas asociaciones de profesionales del circo.

Percibimos una singular aceleración de todos estos procesos, una tuerca que gira otro poco cada año, generando un tempo casi abrumador para un sector que, cual hormiga, siempre ha sido pequeño, pero tenaz, robusto, cooperativo y constante. Ahora toca precisamente no abrumarse, no convertirlo todo en ruido y en un fugaz “lo que pudo ser y no fue”.

Esto es una declaración de autoinculpación: nacimos acelerados y lo sabemos. Pero esta consciencia también nos ha ayudado a ser reflexivos –pensando a toda velocidad, eso sí- y a no perder de vista que estamos cogiendo las riendas de algo que tiene un enorme potencial y puede adquirir una gran importancia. Se trata de aportar un poco de orden, pero sabiendo que ni existen las fórmulas mágicas que lo solucionan todo, ni lo artístico se acomoda, por su propia naturaleza, en cajones de paredes inmóviles, al menos de forma sana.

CIRCO, PRESENTE CONTINUO, consolida por una parte la idea de un encuentro anual del sector asociado (y no asociado) del circo en España. Los profesionales tienen en el II CONGRESO CIRCORED una oportunidad de mirarse en un espejo, mucho más grande del que normalmente tienen colgado en su nave, su oficina o su carpa. Este espejo nos está devolviendo una imagen cada vez más amplia y compleja, donde conjugar transversalmente todo lo que transversalmente nos atraviesa, desde la presencia de generaciones diferentes hasta las diferencias en el desarrollo territorial del circo, pasando por la reflexión en torno al género o la gestión del crecimiento asociativo: el año pasado éramos seis asociaciones y este año somos diez. Todo esto se suma a, o más bien se solapa con, los asuntos “de toda la vida”: hacia dónde evolucionan las artes circenses, cómo hacer que el circo ocupe el lugar que merece, cómo conseguir recursos, cómo profesionalizar y dignificar y un eterno etcétera.

Por otra parte, incorporamos el I CIRCORED MARKET, la primera feria de circo de mirada estatal. Este proyecto, que nace como una de las demandas principales del propio sector, también supone un vertiginoso cambio de ritmo para la propia Federación y para un proyecto que pasa de estar formado por un congreso a contar con un congreso más una feria y que multiplica su volumen de actividades por cuatro. Así, de cuatro en cuatro, va subiendo los peldaños el circo actual. Con más riesgo de tropezar que subiendo poco a poco, pero es que si hablamos de riesgo… he aquí el circo.

Gonzalo Andino.

Presidente de CircoRed.